Los cursillos en Argentina

A fines de 1958 un grupo de jóvenes católicos argentinos que habían tenido la oportunidad de vivir en España la experiencia de los Cursillos, y de conocer y estudiar de cerca al Movimiento, entre los cuales estaban Juan Vázquez, Héctor Pérez, Eduardo Madero y José Garralda, deciden organizar el Primer Cursillo en la Arquidiócesis de Buenos Aires (Lomas de Zamora).

Sin embargo, no obstante el entusiasmo personal comprometido por cada uno, la circunstancia de que estos Cursillos de Buenos Aires se dieran sin seguir su metodología, ni la mentalidad del Movimiento, es decir sin ser realmente Cursillos, llevaría a que de ellos en la práctica no quedara nada. La llama no encendería y poco a poco este primer intento se iría muriendo, conociéndose hoy en día este período como la ‘época CERO’ de los Cursillos en Argentina, o ‘Cursillo cero’.

En 1961 se producirá un segundo brote, esta vez en la Diócesis de Tucumán. Aquí, Juan Salsench, un laico español que había hecho Cursillo en Tarragona (España), y que se había trasladado a esta ciudad por razones de trabajo, había traído la idea y había comenzado a transmitir sus anhelos y su espíritu, a un grupo de dirigentes de Acción Católica, motivándolos encontrando en ellos un importante apoyo, así como un firme apoyo y respaldo del Padre Joaquín Cucala Voix, párroco en ese entonces de Monserrat, quien incluso viajaría a España, entre otras cosas, para conocer más de cerca los Cursillos e informarse y documentarse sobre ellos.

A este grupo se sumará ese año el Padre José Ricardo Arbó, originario de España, pero ordenado en la Argentina, el cual había vivido su Cursillo en Gerona, España, entre Octubre y Noviembre de 1958, y que dio fuerte impulso a su expansión en esa Diócesis.

Este impulso se verá concretado en Julio de 1962 cuando se realiza el 1er Cursillo oficial en la Argentina, con la Dirección espiritual del P. Arbó y Fernando Rovetta como Rector, entre los días 6 al 9 de Julio de 1962, en la casa de Retiros Casa de Belén.

El mismo Padre Arbó, reconocido por los argentinos como el fundador de los Cursillos de Cristiandad en este País por esa participación y apoyo brindado en su inicio, recordando aquella época, relata en una entrevista concedida, con motivo de sus 40 años de sacerdocio, a la Revista “Cristo Hoy”, en su edición correspondiente a la semana del 23 al 26 de Setiembre de 1999, lo siguiente:

”Me puse a disposición del P. Cucala, en concreto pensando que quizás podría darle una mano. Pero pasaba el tiempo y no pasaba nada. Hasta que un día me fueron a buscar diciéndome que por algún motivo el P. Cucala no podía seguir en la tarea.

Querían que fuera yo el que los iniciara y con el permiso del Obispo, y el consentimiento, por supuesto, del P. Cucala, tomamos la tarea de hacerlo. Y así preparamos intensamente, con mucho trabajo, con mucha constancia, el primer Cursillo que dimos, el que concluyó el 9 de Julio del año 1962”.

En la preparación y realización de este Primer Cursillo de Tucumán jugarían también un importante papel los sacerdotes Delfino Sánchez y Vicente Zueco.

El Padre Arbó se transformará en el gran motor del Movimiento en Tucumán y su vigencia se mantuvo hasta su fallecimiento el 10 de Diciembre de 2009, como se desprende también de sus palabras en la referida entrevista:

“Es una larga historia. Desde allí hasta acá pasó mucho. No siempre estuve en el Secretariado Diocesano, también estuve en el Secretariado Nacional. Estuve en varias cosas y siempre alternando actividades, pero, indudablemente, debo ser en Tucumán, y no se si en toda la República, el sacerdote que ha asistido a más Cursillos. No es que ello sea un mérito por la cantidad, ni nada que se le parezca. Esto es una Gracia que hay que saber aprovechar, Gracia, instrumento que Dios brinda a través de aquellos que hicieron el Cursillo, Gracia para nuestro sacerdocio, para vivirlo intensamente, casi diría desaforadamente, por la exigencia de dirigentes y no dirigentes que reclaman un servicio cuidado. Es una Gracia porque nos anima al estudio, a la reflexión y al equilibrio y sobre todo a mantener la fidelidad por encima de cualquier otra tentación de originalidades o de personalismos’.

Por otro lado, independientemente de lo que sucedía en Tucumán, entrará por Córdoba.

El 9 de Julio de 1964 llegará a Córdoba, proveniente de Caracas, donde había desempeñado una dilatada labor en Cursillos, el Padre Carlos Zelarayan. Su viaje se había gestado a raíz de otro viaje que con anterioridad había realizado a esa Diócesis el Padre Cesáreo Gil de Venezuela, el cual había convencido al Arzobispo de Córdoba de las bondades y conveniencias de los Cursillos. El Arzobispo, convencido por el Padre Gil, había solicitado al Director General de los Operarios Diocesanos que le enviara un sacerdote ‘técnico’ en Cursillos, recayendo la designación en el P. Zelarayan.

A las pocas semanas de llegar, el P. Zelarayan comienza la preparación del que sería el Primer Cursillo de Córdoba, para el cual invitó a participar como Rector al dirigente venezolano Alberto Silva Guillén, viejo amigo suyo y con quien había participado en muchos Cursillos en Caracas, completando el equipo con dirigentes tucumanos. Este Cursillo se concreta entre el 14 y el 17 de Agosto de 1964, y sus resultados serán tan extraordinarios y efectivos que se programarán en seguida la realización de más Cursillos de hombres y se comenzaron con los de mujeres.

El Segundo Cursillo de hombres se daría sólo con dirigentes tucumanos, en tanto que para el Tercero el Padre Zelarayan invitaría como Rector al venezolano Ernesto Faría Galán.

Por su parte, el Primer Cursillos de mujeres en Córdoba se realizó entre el 30 de Octubre y el 2 de Noviembre de 1964, actuando como Director Espiritual el P. Zelarayan, con la colaboración del P. Julián Alonso, y como Rectora la venezolana Gladys Baraja, quien viajaría desde Caracas acompañada de un equipo integrado por Clemy de Aedo, Carmen de Borjas y Carminita de Faría.

Desde Tucumán y Córdoba comenzará a irradiarse y a propagarse el Movimiento de Cursillos por toda la República Argentina, comenzando por Santiago del Estero en 1965, y renaciendo en Buenos Aires en Marzo de 1966 y comenzando en Rosario en Octubre de ese mismo año.

En Octubre de 1982 el MCC es reconocido por la CEA como ‘un movimiento a nivel nacional’, a través de la ‘Organización de Apostolado de los laicos en el orden nacional’ (Tomado de la Circular Nro 86 del Secretariado Nacional – 1/11/82), formalizado el 15 de Abril de 1983, en su 45º Asamblea, en la cual también fueron aprobadas sus Normas Básicas.

El MCC está reconocido prácticamente en todas las circunscripciones eclesiásticas de la República Argentina (Al 2010 son 64 Circunscripciones Eclesiásticas – 14 Arquidiócesis, 48 Diócesis y 4 Prelaturas territoriales – Datos tomados de AICA).

Argentina fue sede de la OLCC (Oficina Latinoamericana del MCC), hoy GLCC (Grupo Latinoamericano de Cursillos de Cristiandad), entre los años 1988 y 1992, durante la gestión de la Mesa Directiva Nacional que tenía su sede en esos años en Corrientes, designándose como presidente al Sr. Esteban Gálvez de Corrientes. Esta elección se concretó en el VII Encuentro Latinoamericano realizado en Caracas (Venezuela). En ese momento la OLCC cubría América Latina, EEUU y Canadá. Actualmente está dividido en GLCC (Grupo Latinoamericano del MCC) y GNC (Grupo de Norteamérica y Caribe).

Actualmente Argentina ha sido nuevamente elegida para ocupar esta representación en el periodo 2010 a 2013.

El 31 de Julio de 2009, en el XII Encuentro Latinoamericano realizado en Anaheim-USA, Argentina fue elegida sede del GLCC para el periodo 2010-2013, por unanimidad de los 15 países asistentes, de los 19 que conforman este Grupo Internacional, sucediendo en esta responsabilidad a Colombia.

El traspaso de sede se realizó en el marco de la Ultreya Argentina-Chilena realizada en la ciudad de Mendoza entre los días 13 al 15 de Noviembre de 2009, para asumir efectivamente a partir del 1ero de Enero de 2010.

El Comité Ejecutivo del GLCC en Argentina está integrado por:

  • Asesor Espiritual: Padre Jorge Farfán fdp (Mar del Plata)
  • Presidente: Alberto Stang (Mar del Plata)
  • Vice-Presidente: Edgardo Martínez (Mar del Plata)
  • Secretaria: Silvia Spadoni (Mar del Plata)
  • Tesorera: Mirta Senese (Mar del Plata)
  • Vocales: Rosita Linares (Resistencia) / Eduardo Manfredi (Mza) / Hugo Zingaretti (Sta Fe)